Mi consulta para la sexóloga es la siguiente:
Soy un varón de 43 años y desde hace algunos años tengo un problema con la eyaculaciòn que cada vez me obsesiona más.
He tenido varias parejas en los últimos años y con todas más o menos me ha pasado lo mismo.
Mi erección funciona bien pero no logro eyacular o terminar fácilmente adentro de ella. A veces no lo logro y tengo que dejar porque me agoto mental y físicamente.
Esto solo me pasa en la relación con pareja porque en la masturbación termino bien sin tanto esfuerzo, y tengo que confesar que la mayoría de las veces que logro terminar es por que mi pareja me lo hace con la mano, es decir por masturbación.
Ya he intentado de todo, me concentro mucho para ver si logro conectarme como antes.
En la actualidad no tengo pareja estable y he pensado que este problema ha hecho que no logre mantener una , no digo que el sexo sea todo pero me siento mas intolerante y me frustro con todo cuando me pasa esto, y a veces me la agarro con quien es mi pareja en ese momento y la otra persona obviamente no lo soporta.

No se cuando empezó ni porque, he intentado analizar yendo para atrás pero no encuentro ningún hecho que marque un momento especial. Quizás fue alguna pareja o algo que cambio en mi interior respecto al sexo. Yo siempre tuve buenas fantasías y aun las tengo pero cada vez menos potentes y cada vez menos gratas en el resultado.
Me considero un hombre sano, no fumo ni tomo mucho alcohol (solo cuando salgo).
Quisiera saber si puede ser algo físico. Existe alguna enfermedad que provoque esto?
Y que se puede hacer para superarlo.
Por favor si pudiera contestarme la consulta, será muy importante para mi.

F. 43 años

Estimado F. debes saber que si tienes eyaculaciòn normal con la masturbación entonces podemos concluir que tu problema no es de causa orgánica pues la misma afectaría todo tipo de eyaculaciòn y no solo la coital.
Las causas de este problema suelen ser en mayor porcentaje de origen psicológico.
Es muy frecuente que a varones que les pasa lo que a ti, terminen viviendo las relaciones sexuales como un escollo a pasar o una prueba, a tal punto que poco a poco se va desvirtuando el fin placentero del sexo y se transforma en una obsesión por lograr el tan ansiado orgasmo. El problema es que nuestra sexualidad generalmente no funciona cuando se la observa y no se la deja fluir libremente, convirtiéndose en una búsqueda alienante pues se vuelve en tu contra.
Muchas veces hemos visto también que genera dificultades en la relación de pareja porque como tu nos cuentas la frustración y toda la tensión que domina el encuentro amoroso termina desgastando y haciendo mucho daño a ambos.
Puedes intentar controlar tu ansiedad, no pensar tanto en el orgasmo sino concentrarte en disfrutar del momento, enriquecerlo eróticamente e intentar no observar lo que está pasando  y en cambio dejar a la mente libre para jugar con las fantasías y con tu pareja. No pienses en el orgasmo que éste se dará solo si logras dejar transitar todo lo previo con buen nivel de excitación
Lo bueno es que hoy existen terapias a las que siempre  puedes acceder si no logras superarlo  y que seguramente te ayudarán con este problema.